No es un secreto para nadie que de dormir y descansar plácidamente durante la noche depende en gran medida que podamos disfrutar de forma agradable de nuestro día a día y sacar nuestro máximo rendimiento. Esto es un hecho, así como que este descanso todavía se muestra más importante para los más pequeños.

Y es que el sueño del bebé y su descanso es fundamental para que pueda sentirse a gusto al día siguiente. No hay que olvidar que el sueño no deja de ser un proceso mental con el que procesamos todo tipo de información que hemos ido guardando en nuestra memoria, destacando por ser una actividad fisiológica realmente baja. Mientras dormimos nuestra presión sanguínea y nuestro pulso disminuyen enormemente, y lo mismo ocurre con la frecuencia respiratoria.

Pero, ¿y por qué el sueño y el descanso afecta más a los pequeños que a los adultos? La razón es clara, y es que mientras en los adultos la fase no-REM supone aproximadamente el 75% de nuestro descanso y la fase REM únicamente el 25% restante, con los más pequeños ocurre todo lo contrario, ya que la fase REM predomina enormemente sobre la fase no-REM.

Esto si tenemos en cuenta que durante la fase REM el cerebro de un bebé está en funcionamiento y muy activo, ayudando al desarrollo del aprendizaje y de la memoria, hace que el descanso sea fundamental para un niño pequeño y para que pueda disfrutar de un crecimiento normal.

¿Cuántas horas se recomiendan?

edredones-infantiles

No es un secreto para nadie que en edad adulta se recomienda dormir entre 6 y 8 horas para poder desarrollar nuestro día a día de la mejor forma posible. Pero con los más pequeños esto cambia, ya que dependiendo de los meses o de los años que tenga, tendrás unas necesidades u otras.

Por ejemplo, hasta los tres meses se podría decir que un bebé duerme todo el día (entre 16 y 18 horas), despertando simplemente para comer o por ruidos externos que puedan complicar su descanso. También es importante que durante su descanso puedan disfrutar de las máximas comodidades y de la mejor ropa de cama. Puedes encontrar edredones infantiles en llartextil.es que le garantizarán el máximo confort y la mayor calidez.

Conforme van cumpliendo años las horas de sueño se van reduciendo poco a poco y cada vez estarán más tiempo despierto. Cada trimestre desde su nacimiento un bebé necesitará aproximadamente una hora menos de sueño. Aun así, hasta no cumplir el año no se recomienda que duerman menos de 12-13 horas.

Hasta los 5 años se recomienda que los peques no duerman menos de 10-11 horas al día, ya que hay que tener en cuenta que por lo general suelen ser muy activos y suelen gastar mucha energía al cabo del día. Ya cuando son algo más mayores pueden bajar su nivel de sueño, aunque nunca por debajo de las nueve horas.

De modo que ya sabes, si tienes un niño pequeño en casa no dudes en garantizarle el máximo descanso. No te arrepentirás.