En los últimos años hemos podido comprobar cómo las empresas han cambiado, y mucho. Y es que si echamos la vista atrás y nos fijamos en las oficinas de la década de los 90, y las comparamos con las oficinas de la actualidad, vemos que hay una serie de cambios apreciables.

Y es que los tiempos cambian, y es fundamental adaptarse, ya que de lo contrario corres el riesgo de quedarte atrás, y dejar que la competencia te acabe pasando por encima. Nosotros lo sabemos, y por ello con el objetivo de facilitarte ese cambio, vamos a hacer un repaso a los principales cambios que han vivido las empresas durante los últimos años. Toma nota.

Colores

Lo primero de los que nos damos cuenta, es de los colores. Sí, y es que si antiguamente los colores que primaban en las empresas eran el negro y el gris, esto ahora ha cambiado radicalmente, puesto que el negro ha quedado en el olvido, siendo los colores claros como el blanco o el beige, o en su defecto, los colores más llamativos, los más habituales.

Diseño

El diseño de las oficinas también ha cambiado mucho, principalmente por la llegada de la tecnología. Y es que si hasta hace no demasiado tiempo, uno de los elementos más indispensable en toda oficina eran las máquinas de escribir, hoy en día han desaparecido por completo, hasta el punto de que son consideradas como joyas de coleccionista, tras quedar en el olvido por los ordenadores.

Lo mismo ocurre con las fuentes de agua para oficinas, que se han convertido en elementos fundamentales en todo tipo de empresas, con el objetivo de mejorar la productividad de los empleados, cuando hace unos años podríamos decir que ni siquiera existían.

Espacios abiertos

El trabajo en equipo ha cobrado una enorme importancia en los últimos años, lo que ha llevado a fomentar los espacios abiertos en las oficinas, dejando de lado los clásicos despachos o salas de trabajo que primaban hace un par de décadas aproximadamente.

Ahora lo habitual son las mesas largas, repletas de ordenadores y sillas de oficina, en la que los empleados se sientan unos con otros, y trabajan en equipo de una manera fluida, para tratar de alcanzar las metas de la empresa.

Vestimenta

La vestimenta también es uno de los principales cambios que hemos visto en las empresas y oficinas. Sí, y es que si hasta hace un tiempo, el vestuario habitual de los hombres eran los trajes, y el de las mujeres trajes de dos piezas, esto ahora ha cambiado radicalmente, especialmente en aquellas empresas compuestas principalmente por trabajadores de la generación millennial, que acostumbran a trabajar de andar por casa, con camisetas, pantalones vaqueros, gafas de pasta y zapatillas deportivas.

Música

Y por último, no queríamos olvidarnos de la música, que a día de hoy desempeña un papel protagonista en las empresas. Y es que prácticamente en todas las empresas, es habitual que dispongan de un hilo musical con el objetivo de mejorar el ambiente de trabajo y conseguir que los empleados se sientan más liberados.