A la hora de comprar piezas de recambio de coches siempre surge el dilema de si debemos comprar piezas de repuesto originales del mismo fabricante de nuestro vehículo, o si ocurre algo malo si adquirimos los mismos repuestos de coche de un fabricante genérico que no sea de la misma casa.

Lo que recomiendan los expertos es que, antes de comprar una pieza de recambio u otra, echemos un vistazo al catálogo de piezas de la tienda para poder hacernos una idea de las ventajas de cada modelo, el precio y qué nos compensa más.

Para poder hacernos una idea más clara sobre las ventajas de cada tipo de pieza vamos a hacer una pequeña lista con las mejores características de los recambios oficiales o los genéricos:

Recambios de coche oficiales
– La compatibilidad es absoluta ya que es el mismo fabricante de nuestro vehículo.

– Es mejor para la ITV usar piezas específicamente diseñadas para nuestro coche.

– Es fácil encontrar repuestos de coche en todas partes.

– Las piezas de coche de casas importantes tienen garantía respaldada por una red muy grande de talleres y distribuidores.

– Usar piezas de repuesto oficiales da estatus.

Recambios de coche genéricos
– En su mayoría suelen ser recambios de coche más económicos.

– Se pueden reemplazar fácilmente por otras.

No hay lista de espera para comprarlas, como sí suele pasar si necesitamos una pieza específica de un fabricante que no tiene una tienda oficial en nuestra ciudad.

– La garantía en España obliga a que el fabricante, sea el que sea, ofrezca un mínimo de 2 años.
Como podéis ver, cada tipo de piezas de coche tiene sus ventajas y sus desventajas. Lo más importante es valorar si factores como el precio o la facilidad para encontrarlas es más o menos importante para nosotros.

¿Es realmente necesario gastar tanto dinero si una pieza de otro fabricante hace la misma función? Depende mucho si necesitamos asientos para un BMW, recambios Volkswagen o piezas para un Chevrolet, ya que cada uno tiene más o menos tiendas en España y la dificultad para acceder a ellas puede incluso hacer que el factor precio pierda relevancia.