El “Email marketing” es una de las herramientas más interesantes que podemos encontrar para empezar a trabajar en Internet y conseguir resultados que realmente puedan llegar a ser interesantes. En el momento en el que hablamos de Email marketing no nos referimos a hacer SPAM sin ningún tipo de control o a enviar mails a personas que no los vayan a recibir con agrado… la idea es otra.

Básicamente nuestro objetivo debe de ser crear una base de datos o una lista de suscriptores que se hayan añadido a ella de forma voluntaria.

Una de las maneras más efectivas de hacerlo en nuestra web es creando un formulario de suscripción del tipo boletín donde el usuario pueda dejar su dirección de correo electrónico y así empezar a recibir todas nuestras novedades. En el momento en el que generemos algún tipo de actualización está se verá reflejada en los mails.

Podemos estar enviando todo tipo de contenidos en una frecuencia determinada (puede ser 1 vez a la semana, cada 15 días… en realidad depende mucho de la capacidad que tengas para crear contenido nuevo que sea relevante.

La pregunta que te tienes que hacer

La gran pregunta para iniciarnos en el mundo del email marketing debería ser la siguiente: ¿Cómo puedo crear una lista de suscriptores si de entrada no tenemos a nadie? La primera respuesta es: teniendo paciencia.

Empieza construyendo la lista en base al tráfico que tienes actualmente con tu página web.

Te vamos a dar un pequeño truco: crea una campaña en Adword específica para tu temática y luego examina los resultados. Puedes hacer alianzas con otros portales que sigan temáticas similares a la tuya, adquirir publicidad en boletines o dedicarnos a intercambiar publicidad con otras webs.

Existen toda una serie de estrategias y técnicas que nos pueden ayudar a conseguir nuestro objetivo: tienes que saber que hay muchas que son gratuitas y otras muchas que son de pago (con estas últimas veremos los resultados de una forma mucho más rápida).

También podemos hacer un pequeño experimento viral en donde los mismos usuarios que se suscriben pueden recomendar, a su vez, a otros suscriptores que hagan exactamente lo mismo.

Se trata de un proceso que para llevarlo a cabo necesita de mucha paciencia: tenemos que ir perfeccionando todos los porcentajes de conversión que tenemos a nuestro alcance y esto es algo que no vamos a conseguir hacer de la noche a la mañana.

En el momento en el que una persona entra a un nuevo Sitio Web no tenemos que lanzarle directamente el producto o servicio que queremos comercializar. La idea es convertirlo en un suscriptor o posible cliente potencial.

Según los estudios una persona tiene que tener al menos 7 contactos con tu web para que se pueda llegar a producir la primera conversión. De esta manera tenemos que ir trabajando los diferentes aspectos poco a poco para realmente empezar a tener importantes resultados.