Cómo iniciar un negocio cuando no tienes dinero - pymessomostodos

En un mundo perfecto, todos tendríamos capital ilimitado para financiar las empresas de nuestros sueños, sin necesidad de tener que preocuparnos por el dinero. Desafortunadamente, eso no es lo que pasa en el mundo real, pues la mayoría de nosotros tenemos que ser un poco creativos cuando se trata de encontrar el dinero necesario para comenzar un negocio.

La buena noticia es que es posible iniciar una pequeña empresa con muy poca inversión financiera. Pero antes de seguir leyendo, tómate un minuto para asegurarte de calificar tu idea de negocio y para confirmar que dicha idea es digna de tu tiempo y atención.

Si confías en que existe una necesidad para tu negocio, ves que tus productos y servicios atraen el mercado correcto y ya tienes una propuesta única de venta que te distingue de la competencia, entonces sigue leyendo este artículo para encontrar maneras de reducir tus costos al comenzar un negocio.

Abraza el concepto de Bootstrapping

El término Bootstrapping se usa cuando se inicia un negocio al usar recursos limitados, y al aprender a cortar las esquinas correctas para que, básicamente, puedas usar poco o nada de dinero para despegar tu negocio.

Hay formas de iniciar el proceso, la comercialización e incluso la forma en que diriges tu negocio de forma continua. La clave es utilizar el marketing de boca en boca y crear perfiles en las redes sociales para correr la voz acerca de tu negocio desde una base sólida.

Sé creativo con las opciones de financiación

No tienes que tener todo tu capital inicial en el bolsillo, ni tampoco tienes que financiar tu negocio con una sola fuente de dinero. Algunas posibles fuentes de financiamiento pueden incluir:

  • Préstamos para pequeñas empresas.
  • Subvenciones para pequeñas empresas.
  • Tarjetas de crédito.
  • Amigos y familia.
  • Crowdfunding (recolección de fondos).
  • Ahorros personales.
  • Inversores.
  • Reinversiones.

Considera todas las opciones disponibles para ti, luego mezcla y combínalas para encontrar la mezcla perfecta que te proporcione el capital que necesitas en términos con los que puedas vivir.

En equipo

Lo que no puedes hacer por tu cuenta, es posible que logres hacerlo con un poco de ayuda. Puedes tomar la ruta formal y convertir tu negocio en una asociación. Claro está que asociarte tiene el potencial de duplicar no solo la inversión financiera disponible para el negocio, sino que también puede ayudarte a extender el trabajo (y el riesgo) para que no sea solo tu inversión.

Si una asociación no es exactamente lo que tú tienes en mente, puedes solicitar el apoyo externo a través de acuerdos de canje o el intercambio de servicios. Asegúrate de tener un contrato o un acuerdo establecido en cualquiera de estas situaciones para protegerte a ti y proteger tu negocio.

Mantén al día tu trabajo

Comenzar un negocio no tiene que ser una situación de blanco o negro. De hecho, algunos de los mejores negocios se inician como actividades de pluriempleo, mientras se tiene el beneficio de un ingreso de tiempo completo.

Piénsalo. Iniciar tu propio negocio a tiempo parcial mientras mantienes un trabajo de tiempo completo te brinda algunos beneficios que pueden marcar una gran diferencia. De esta manera puedes mantener tu estabilidad financiera, al mismo tiempo que pruebas cómo puede ir el negocio antes de terminar ahogado. Solo ten cuidado de empeorar las cosas.

Asegúrate de no tener ningún conflicto de intereses con tu trabajo de tiempo completo y con tu nuevo negocio. Y asegúrate también de mantener toda tu actividad comercial para cuando estés fuera de tiempo, y estés listo para reconocer cuándo es el momento de dar el paso, y hacer de tu negocio un esfuerzo a tiempo completo.

Recuerda que el dinero es solo un tipo de inversión que puedes hacer al comenzar un negocio, el otro es el tiempo: ten en mente que ambos elementos son verdaderamente valiosos.

Por lo tanto, aunque es posible que puedas salir adelante con poca inversión financiera, es probable que necesites una inversión económica considerable, y una gran inversión de tiempo para que esto suceda.

¿Tiene sentido? Si es así, ¿qué estás esperando?
¡No dejes que la falta de dinero te aleje de tus deseos de tener un negocio!

Conoce a su autora

Edith-Gomez Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben