Cómo superar el miedo al fracaso

Imagina que puedas hacer cualquier cosa en el mundo sin sentir miedo o ningún sentimiento negativo…

El miedo al fracaso es algo que se instala dentro de nosotros desde que somos niños, pues siempre se nos dice que no hagamos esto, que evitemos aquello, entre otras cosas de ese estilo. 

A medida que creces te vuelves precavido. Por lo que en vez de ir directamente a la acción, buscas por el permiso y la aprobación de los demás. Desafortunadamente, esta creencia se vuelve automática e inconsciente. No te das cuenta de su presencia, pero te controla desde la oscuridad tal cual titiritero.

Sería una mentira decirte que superar el miedo al fracaso es fácil, pues NO lo es en lo absoluto. No obstante, es algo que puedes lograr cuando estás determinado a llevar tu crecimiento personal al siguiente nivel.

¡Veamos cómo puedes lograrlo!

Claves para Vencer el Miedo a Fracasar y la Inseguridad

Identifica la causa del sentimiento

¿Dónde se origina ese miedo al fracaso?

Siéntate, respira, pregúntate cuándo fue que tu miedo al fracaso apareció, y presta atención a lo que sientes, ves o escuchas. Cuando al fin te des cuenta de la causa de ese miedo al fracaso, notarás también que la interpretación de tu mente no es muy precisa.

Si tus padres fueron sobreprotectores o si tuviste un profesor muy estricto, verás que lo hicieron solo porque querían lo mejor para ti. Es muy sencillo ver cómo solías interpretar las situaciones en el pasado, pero si las ves desde fuera te darás cuenta de que no tenían nada que ver contigo.

Por ello es importante analizar tus creencias negativas, pues tienen una gran influencia en cómo vives tu vida. Si quieres conocer los hábitos de la gente exitosa que tú no practicas, lee este artículo.

Simplifica

La complejidad es difícil de visualizar. Trata de hacerlo y verás cómo terminarás sintiéndote todo agobiado. Todo puede comenzar a sentirse inútil y que ni siquiera vale la pena intentarlo, pues no sabes cómo o de dónde empezar. Una vez que simplifiques tus tareas, toda esa claridad que necesitas, emergerá.

Y si no sabes qué hacer, pues ve por la ayuda de alguien o busca por la información que necesitas. Las cosas fluirán siempre y cuando sientas pasión por lo que haces. No fuerces las cosas, pues no es así cómo funciona. ¡Simplifica, no te compliques la vida!

El fracaso es inevitable

Si quieres tener una vida excepcional, el fracaso siempre será inevitable. No eres el único que quiere tener una vida llena de pasión, significado y propósito, todos lo deseamos. Pero es algo que se logra si escapas de tus miedos y sales de tu zona de confort. Ten presente que tarde o temprano tendrás que superar el miedo al fracaso y a otras situaciones a lo largo de tu vida.

A veces puede ser difícil, frustrante y agotador. Pero no eres el único, todos hemos pasado por lo mismo y está bien. Pues mientras más momentos difíciles tengas, el crecimiento es mayor. Si quieres la vida de tus sueños, haz que el fracaso sea parte de ella.

El fracaso es temporal

El fracaso puede sentirse permanente, pero no es así. Cuando imaginas que fracasas, probablemente te haces una película interna donde fallas. ¿Cierto o falso? Bueno, la vida no funciona así.

Piensa en algunas de tus películas favoritas. Puede que el protagonista falle una y otra vez, pero al final siempre hay una lección aprendida. La verdad es que no puedes predecir el futuro, lo que significa que no sabes si el fracaso es bueno o malo. Si aprendes de ello y sigues adelante, tendrás muchas más posibilidades de triunfar en la vida.

El fracaso moldea quien eres en realidad. No sufras haciéndote películas y sigue tu curso. No le des a tu mente el poder de hacerte sentir mal.

Cambia de perspectiva

¿Quién dijo que el fracaso es algo malo? ¿Crees que es malo solo porque se siente malo?

Cada creencia y sentimiento que nos hace sentir mal necesita analizarse cuidadosamente. Es mucho más fácil decirlo, que hacerlo. Pero todo comienza con estar consciente de que existe un problema, pues lo último que quieres hacer es enloquecer solo porque no eres perfecto.

Los miedos te ayudan a crecer de la manera que necesitas hacerlo. Toma el fracaso como una bendición disfrazada. No es a través de nuestros triunfos que nos volvemos sabios, sino a través de nuestros fracasos.

¿Estás listo para dejar todos esos miedos que te impiden llegar al éxito? ¡Vamos que sí se puede!

Conoce a su autora

Edith-Gomez Edith Gómez es editora en Gananci, apasionada del marketing digital, especializada en comunicación online. Se niega a irse a la cama cada noche sin haber aprendido algo nuevo. Le inquietan las ideas de negocio y, más aún, aportar una mirada creativa al pequeño mundo en el que vivimos.

Twitter: @edigomben