Vivimos en un mundo cada vez más conectado, en el que tener presencia en Internet se ha convertido en algo clave para que podamos triunfar en cualquier tipo de negocio. También nuestros hábitos de consumo han cambiado, razón por la que las compras a través de Internet se han convertido en algo común.

A esto se debe que muchas empresas, especialmente aquellas dedicadas al comercio, hayan apostado por poner en marcha su propio e-Commerce. Esto no es otra cosa que una tienda online, es decir, una forma de negocio que te facilita la compra y venta de productos aprovechando las ventajas que ofrecen la tecnología e Internet.

Una tienda online te da la oportunidad de ofrecer todo tipo de productos, desde textiles hasta alimentos, pasando por la tecnología o la cultura, entre muchos otros. Un ejemplo de ecommerce de éxito es la tienda online de una conocida marca, donde se ofrece una gran variedad de populares cafeteras monocápsulas, así como aquellas que se dedican a la venta de productos del hogar muy demandados.

Además, estas no solo garantizan tener presencia en la red, sino que también representan una alternativa rápida, sencilla y económica para poner en marcha tu propio negocio. En este sentido, el dropshipping puede ser la opción perfecta para crear una tienda online sin que tengas que realizar una gran inversión.

¿Qué es el dropshipping?

El dropshipping es un modelo de negocio online basado en el comercio minorista, es decir, en la relación directa con el consumidor. Su principal característica consiste en que si creas un e-Commerce basado en ello, no necesitas tener en tu almacén los productos que vendas.

Funciona mediante un acuerdo entre el comerciante minorista y el fabricante o distribuidor mayorista, por medio del cual, este último se encarga de la distribución del producto directamente al consumidor. Pero, además, la entrega del producto se hace siempre en nombre del minorista sin que este tenga que participar en ningún momento en ella.

Así, si quisieras abrir una tienda online basada en el dropshipping solo tendrías que preocuparte de dos asuntos. Por una parte, de la creación y mantenimiento de tu web. Por otra, tu labor quedaría reducida a labores de marketing. En definitiva, deberías hacerte cargo de la búsqueda de ventas.

¿Cuáles son las ventajas del dropshipping?

Como vemos, los beneficios que trae consigo el dropshipping son numerosos, pero sin duda, el más destacado de todos es la reducción de la inversión. Este método te permite crear tu propia tienda online sin tener que hacer una gran inversión inicial, algo que además reduce también considerablemente el riesgo que supone aventurarse en un proyecto empresarial.

A ello se une también la ventaja de poder desvincularte de las tareas de logística y almacenaje, las cuales son las que hacen más compleja la venta online.

Finalmente, hace también tu negocio mucho más flexible, pues puedes adaptarte continuamente a las tendencias del mercado.

Todas estas son razones por las que montar tu propia e-Commerce es una idea de negocio sencilla de llevar a cabo. Solo necesitas crear tu web, algo que puedes hacer rápidamente.