En los últimos años, una técnica llamada coaching, de la que antes poco se había escuchado hablar, comenzó a popularizarse debido al crecimiento de perfiles emprendedores. Se trata del desarrollo de las habilidades personales para poder cumplir los objetivos propuestos y cada vez hay más gente que decide probar este método: el coaching para emprendedores.

El mundo del emprendimiento es complicado. Las personas que gestionan su propio proyecto tienen que lidiar con innumerables obstáculos económicos y sociales que complican todavía más esta difícil andadura. Y tan difícil es que no se considera emprendedor solo a una persona que esté poniendo en marcha un proyecto, sino a los que ya llevan incluso años desarrollando su propia actividad empresarial.

Por eso, el coaching para emprendedores comprende dos facetas fundamentales entre las que habrá que distinguir para conocer sus herramientas, procedimientos y resultados. Ya que no es lo mismo iniciar este proceso desde la colocación del primer ladrillo de tu proyecto, que comenzar a practicarlo cuando ya ha habido una andadura previa.

Coaching para emprendedores que quieren dar forma a su iniciativa empresarial

Hay profesionales que no están seguros de volcarse en la idea correcta, que no ven la forma de comenzar a materializarla o que, sencillamente, no saben por dónde empezar.

En este punto, el coaching para emprendedores puede ser fundamental, ya que sentar unas buenas bases será lo que determine el éxito del proyecto.

Las técnicas que se usen, en este caso, serán las del desarrollo de la capacidad de constancia, de superación y, sobre todo, de motivación.

Llegar a estar totalmente seguro de una idea es el punto de comienzo más importante para emprender. Y, aunque pueda llegar a parecerlo, no es un camino fácil.

Por eso, con el coaching para emprendedores se forjarán estas habilidades que permitirán al emprendedor estar preparado para su propia carrera de obstáculos. Los puntos más importantes de esta modalidad de coaching son:

  • Desarrollo de la idea de negocio.
  • Mejora de habilidades comerciales.
  • Optimización de tiempo y de gastos.

No obstante, un primer paso en el coaching para emprendedores será la identificación de barreras personales. A veces hay creencias en cada persona que suponen una limitación para el desarrollo de ciertas actividades. Así que la eliminación de nuestras propias barreras será la primera parada en el coaching para emprender. Adoptar una mentalidad proactiva es muy importante, pero a veces se puede necesitar ayuda para conseguirla y, por supuesto, para abrirnos a nuestras propias ideas.

Como dijo una vez el editor de la revista Forbes, Malcom Forbes: “El mayor error que suele cometer la gente es no ganarse la vida con la actividad que más disfruta”.

Técnicas de coaching para emprendedores que quieren potenciar el éxito de su empresa

En las sesiones de coaching para emprendedores también se trabajan técnicas orientadas al desarrollo de habilidades en las personas que ya pusieron en marcha su idea de negocio y que, por diversas circunstancias, no logran cumplir los objetivos que tenían en mente.

Algunos de los problemas más comunes entre autónomos, freelances o personas que comienzan en solitario esta andadura es el poco aprovechamiento del tiempo, las negativas en las visitas comerciales, el sentimiento de quedarse estancando mientras pasan las semanas sin cumplir los objetivos propuestos, etc.

En este punto, el coaching para emprendedores intentará reforzar las habilidades organizativas, desarrollar la capacidad de liderazgo y motivación, encontrar nuevas formas de adaptar el negocio al mercado actual o mejorar la relación con proveedores, colaboradores o clientes.

Para cumplir estas propuestas, existe la figura del coach, que será el guía que ayudará al profesional. La misión de esta persona es la enseñanza de las técnicas necesarias para desarrollar las mencionadas habilidades que permitirán al emprendedor cumplir sus objetivos.

El coaching para emprendedores puede conseguir desarrollar ese tipo de habilidades que marcarán un antes y un después en la carrera laboral de las personas que utilizan este tipo de técnicas. Como se suele decir: más vale tarde que nunca, y por eso no importa en qué punto se encuentre un proyecto. Siempre será mejor intentar avanzar y corregir errores que darse por vencido. Y este es otro de los puntos que se trabaja con el coaching para emprendedores: la motivación.

Aunque, según la Asociación Española de Coaching: “el coaching para emprendedores no trata de ningún asesoramiento psicológico”. Sino de una disciplina que permite el desarrollo personal y profesional. En definitiva, se trata de técnicas que permiten mejorar habilidades que serán indiscutiblemente útiles en el mundo de los negocios como la capacidad de liderazgo, la buena comunicación, o las técnicas de gestión del tiempo.

Porque, ¿quién no quiere usar todo lo que esté en su mano para triunfar con su idea empresarial? Una vez inmersos en el camino del emprendimiento, toda ayuda es poca y el coaching para emprendedores, desde luego, puede ser la más útil.